De visita: 100 años con Alejandro de la Sota

Este verano he estado de museos por Madrid, pero me vine sin poder visitar una de las obras de uno de los grandes del Movimiento Moderno en España: el gimnasio del colegio Maravillas de Alejandro de la Sota. Y es que en verano los colegios cierran.

Las ganas de visitar el edificio las tengo desde la primera vez que lo vi en la biblioteca de la universidad, hace ya unos cuantos años. Sin embargo, fue al visitar en Mayo la exposición ‘100 años con Alejandro de la Sota’ en el CGAC cuando mis ganas se vieron renovadas.

El gimansio de Maravillas  tiene ya 22 años. No sé por qué en el año 1960 lo hice así, pero lo que sí sé es que no me disgusta haberlo hecho.

Creo que el no hacer arquitectura es un camino para hacerla y todos cuantos no la hagamos, habremos hecho más por ella que los que, aprendida, la siguen haciendo.

Entonces se resolvió un problema y sigue funcionando y me parece que nadie echa enfalta la arquitectura que no tiene

Alejandro de la Sota, 1985

AUTOR: ALEJANDRO DE LA SOTA TÍTULO: Gimnasio del Colegio Maravillas, Madrid, 1960-1962 AÑO: s.d. TÉCNICA: Fotografía sobre dibond MEDIDAS: 36,1 x 43,7 cm

Exposición 100 Anos con Alejandro de la Sota. (16 Abril – 15 Junio, 2014). CGAC, Santiago de Compostela AUTOR: ALEJANDRO DE LA SOTA
TÍTULO: Gimnasio del Colegio Maravillas, Madrid, 1960-1962
AÑO: s.d.
TÉCNICA: Fotografía sobre dibond
MEDIDAS: 36,1 x 43,7 cm

 

Pero no todo iban a ser decepciones, y la exposición itinerante que me encontré en el CGAC sació mis ganas de De La Sota.  Con planos, croquis, fotografías y maquetas no solo de sus obras más conocidas, si no también de algunas de su época de estudiante, o de concursos que no consiguió ganar, recorremos su obra desde sus orígenes hasta los últimos años.

Pero empecemos por el principio. La exposición abre con un retrato del propio De la Sota realizado por su hijo, y primero nos acerca a sus años de estudiante, incluyendo sus inicios en el mundo de la acuarela.

 

 

La colección esta formada por los fondos de la Fundación, y se nota no solo por la cantidad de material si no también por si calidad. Así podemos seguir el proceso de, por ejemplo, la urbanización del pueblo de Esquivel, en Sevilla. Desde los primeros croquis, pasando por lo que entes se consideraban planos de carpinterías realizados a pie de obra, para terminar con fotografías de la obra recién terminada.

 

 Pero sin duda, una de mis partes favoritas de su obra son los detalles:

Las bandejas de distribución del correo que parecen bailar suspendidas en el aire.
Las sillas que nacen de dos horquillas del peinador de su mujer, un prototipo limitado en comodidad, y que gracias a un giro (y a la creencia en la idea) se hizo posible

 

 

 

Todas la imágenes de esta entrada han sido realizadas en el Museo Galego de Arte Contemporaneo por Minerva García y se cuenta con autorizacion del mismo para su uso en este blog personal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s