De Naciones Rotonda y Sistemas Insostenibles

 Basado en  ”Análisis crítico de ‘Sistemas arquitectónicos contemporáneos’ de J.M. Montaner” (Yo misma, Abril 2009)

Losistemas-arquitectc3b3nicos459s ejemplos que aparecen en el libro, muestran un espíritu incluyente, al conformarse con experiencias arquitectónicas y urbanas valiosas, de diversos países, regiones culturales y realidades económicas. La trascendencia de las obras está dada por el valor de las ideas que contienen y no por el costo, su representación de poder o la escala de las mismas (Gustavo López Padilla, 2011)

Sistemas insostenibles

Quiero proponer una nueva categoría de sistemas: los sistemas insostenibles. Aún que más bien estaríamos ante un anti – sistema, ya que las intervenciones urbanas actuales carecen de sentido de conjunto o de dimensión urbana. No se busca crear ciudad, sino el beneficio económico. Socialismo CientificoEsta situación me resulta semejante – salvando las diferencias – a la que se dio en Europa a principios del XIX, momento en el que la Revolución industrial generó un flujo migratorio del campo a la ciudad que provocó un aumento de la demanda de vivienda. Las viviendas construidas en esa época han pasado a la posteridad como ‘el tugurio obrero’ – habitaciones sin las condiciones mínimas de salubridad, en las que vivían familias enteras pagando alquilares abusivos. Hoy en día queremos creer que la situación es diferente, y que si bien este tipo de infravivienda sigue existiendo, está relegada a países en vías de desarrollo, como los slams de la India o las favelas de Brasil. pisopateraSin embargo, aquí tenemos pisos patera en plenos centros urbanos y barrios de chabolas que físicamente han quedado integrados dentro de las ciudades pero que socialmente siguen estando aislados. Por no hablar del número de desahucios. La ironía de la situación reside en el hecho de que estamos viviendo los últimos coletazos (o eso es lo que esperamos) de una crisis en el sector de la construcción por haber construido de más (entre otros factores de carácter económico que no vienen al caso), lo que hace que en el extremo opuesto de la balanza nos encontramos despropósitos como la construcción de ciudades y urbanizaciones en medio de la nada o completamente desvinculadas de su entorno, que además en su mayor parte están deshabitadas.

La infravivienda

Dejando a un lado los pisos patera, que son un claro retroceso a  los tugurios obreros del XIX, hablaremos sobre los poblados chabolistas, en el sentido de que estos tienen ya una cierta dimensión urbana y una fuerte componente social, llegando a ser ciudades en si mismos. Además, en ellos se refleja realmente lo que es la vida en comunidad, en el sentido de que debido a la calidad nula de las viviendas la vida se realiza en la ‘calle’ en la medida de lo posible.

Del megaobjeto a la megaurbanización

sesenaOtro signo de nuestros tiempos ha sido la aparición de ciudades en medio de la nada, de carácter marcadamente residencial. Está claro que con el ritmo de crecimiento de las ciudades estas son, en algunos casos, necesarias, pero su materialización deja mucho que desear. Este tipo de urbanizaciones masivas en ocasiones dan lugar a sinsentidos y ciudades fantasma, siendo la caso de Seseña uno de los más representativos. Para esta urbanización se concedió licencia para la ocupación de unas 2500 personas, sin embargo solo hay empadronadas unas 750, convirtiéndola así en ejemplo de la situación urbanística actual. Y las rotondas. No podemos olvidarnos de las rotondas. Precisamente sobre rotondas y todo lo que representan trata la web Nación Rotonda, un proyecto donde un grupo de ingenieros (y algún arquitecto) se han propuesto documentas gráficamente los cambios ocasionados durante los últimos 15 años en el territorio español por un desarrollo urbanístico sin control. Y es que una imagen sigue valiendo más que mil palabras.

Distrito Centro de Madrid, a la misma escala que el PAU inacabado del Cañaveral, Vicálvaro (Fuente: Nación Rotonda)